Dalua

Estrategia de marca

Identidad visual

Identidad verbal

Desarrollo de packaging

Daniel Álvarez es uno de los más reconocidos maestros pasteleros y chocolateros de España. Su pasión por el oficio le ha llevado por todo el mundo a compartir su conocimiento y experiencia basadas en la innovación sobre un producto tradicional y de altísima calidad.

Reto

Estábamos ante un proyecto de branding que debía acompañar los nuevos retos de Daniel y su marca, pero desde un escrupuloso respeto por el origen familiar del oficio. Una identidad capaz de reflejar tradición, pero que mirara hacia un desafiante futuro.

Enfoque

La vida de Daniel ha transcurrido entre el aroma a vainilla, la harina y las almendras en el obrador de Dalúa, Por eso, cada uno de sus recuerdos está ligado a la pastelería que fundaron sus padres. En Small nos propusimos sacarlos a la luz, en forma de bocados de vida y fundirlos en un lienzo en blanco sobre el que se iba dibujando una historia en la que su familia compartiera el protagonismo.

La tradición que precede a DALUA es un sello de calidad del que Daniel Álvarez se siente afortunado de pertenecer. De forma inevitable su pastelería ha ido declinando hacía otros focos de interés, que se centran más en su filosofía e ilusión por innovar. Lejos de romper con sus raíces, fusiona pasado y presente con pequeños detalles que igualan la importancia entre ambos.

Solución

Nuestra inmersión en el trabajo de Dalúa, nos llevó al obrador, el origen de todo. A partir de allí, pensamos que la incorporación del término Atelier, nos ayudaría a hablar de ese espacio, escondido a los ojos de los clientes, en el que las manos del artesano esculpen con dulce un traje único para cada ocasión.

Se diseñó un logotipo creando una tipografía, sencilla pero contundente, elegante pero sin perder un ápice de modernidad y que conviviera de forma eficaz con un universo visual, donde el blanco, el blanco de la harina, del trabajo por hacer y de los sueños por escribir, tiene un papel fundamental.

A partir de ahí, comenzamos a crear un lenguaje visual, único y artesano, como su trabajo. El propio Daniel dibujó con chocolate los trazos que llenamos de recortes que extrajimos del álbum de fotos familiar, creando collages únicos, que transcurrían como en un sueño, con una carga emocional muy fuerte.

El siguiente reto fue crear un packaging que estuviera a la altura de la magia del producto de Dalúa, contribuyendo a crear una auténtica experiencia sensorial antes, durante y después del consumo. El resultado a la vista está. Packaging que cuentan historias, como la de la masa madre del Panettone o el origen de los chocolates de autor.

Un trabajo de branding cuya aplicación se ha convertido en objeto de deseo, con una extraordinaria aceptación por el consumidor.

This is a unique website which will require a more modern browser to work!

Please upgrade today!